Archive

justicia

Palmeta_mata_mos_4d678f9a187ba“No hay enemigo pequeño” no debería ser una de mis frases favoritas, ya que siempre fui de las más bajitas de mi clase. Sin embargo, fue lo primero que vino a mi mente cuando comencé a darme cuenta de a qué edad pierden los niños la  tan cacareada “inocencia” infantil. En mi (seguramente errada) opinión, esa inocencia infantil no consiste sólo en no saber la verdad sobre el 24 en la noche o en usar la palabra “sexo” como el gatico que quería fornicar dos vueltas más antes de irse a su casa. Es una inocencia que implica una sinceridad brutal, producto de la observación y no de la necesidad de hacer daño. Con palabras que salen directamente de su corazón. Sin que el filtro del sarcasmo o la crueldad haya comenzado a desarrollarse.

Me pregunto ¿en qué momento un niño descubre que es divertido hacer sentir mal a otros niños? ¿Qué, no sé, sexto sentido se les atrofia para impedirles reconocer que la crueldad es atroz  y que pueden ser más poderosos maltratando a los demás que ayudándolos a ser mejores personas? Y, aún más importante: ¿dónde carajo estamos los padres cuando nuestros niños se convierten en eso?

Cuando vemos a un niño pinchando un un palito a un cachorro o volviéndolo loco con una linterna, inmediatamente pensamos, niños y adultos, que el fulanito tiene problemas (en mi caso, yo lo veo como futuro protagonista de “Criminal Minds”). No es extraño, entonces, cuando los demás niños celebran e imitan ese mismo comportamiento cuando el agredido no es un perrito sino un niñito, o sea, “uno de su propia raza”?

“Ese perrito es muy fastidioso”, “ladra mucho”, o “no me cae muy bien” no justifican el maltrato de un niño hacia un animal, ¿no? Sin embargo, esos argumentos se convierten en excusas perfectas cuando sustituyes “perrito” por “niño”.

Cuando un niño descubre que tiene el “poder” de atraer a otros al demostrar que su crueldad hiere a los más débiles, convierte su entorno en una arena donde se cree el Rey Joffrey. No sé si por miedo, comodidad o simple maldad, los subordinados del reyecito aplauden su conducta y, a su alrededor, hasta la imitan. Debe ser que es bastante más fácil ponerse del lado del que cree que manda.

Vemos como se erige un mini imperio donde reina el miedo. Se crean castas basadas en el terror: la de “los poderosos”, la de los “débiles y/o explotados”, la de los “cómodos”, y, como no, la de los “defensores” (que siempre son menos y son acallados con amenazas de impopularidad eterna). ¿Qué tiene que pasar para que llegue un Espartaco y acabe con esa especie de esclavitud?

Entonces, ¿cómo hacemos los padres para que nuestros niños se den cuenta de que la crueldad no es una virtud? ¿para que sepan que el 100% de los niños y adultos que necesitan hacer sentir mal a otros para estar contentos están condenados a la eterna infelicidad? ¿Cómo hacemos para no creer que esas conductas no pueden ser controladas con valores y educación impartidos en los hogares?

Me causa mucha curiosidad cómo hacen algunos padres para enseñar que el racismo está mal, mientras obvian que humillar a otros niños, mientras sean de tu misma raza, no tiene importancia. Que creen que controlan la violencia de sus hijos al prohibirles jugar con pistolas de plástico, pero no les parece relevante contarles que sus palabras causan heridas bastante más profundas que un dedito y un “piu piu”.

A veces pienso que en las casas donde viven esos tiranitos se lleva a cabo una especie de ensayo general de “El Señor de Las Moscas”, donde los niños no pueden ser niños porque los adultos están “ausentes”: no hay quién los guíe sobre lo bueno y lo malo.

Entonces me pregunto ¿Cuál será el barco que los rescate antes de que sea demasiado tarde?  ¿Llegará antes de  que esas moscas se conviertan en monstruos?

 

Larry Clark, el cineasta, fue el primero en presentarme la palabra “bully”. Me preguntaba cómo habían hecho para ponerle el título de la película al español, ya que el término, aunque muy utilizado es súper difícil de traducir.

Hasta que finalmente, después de casi 4 años viviendo en EE.UU. encontré la traducción perfecta para esa palabra: “Bully”, en español, es “cobarde”.

Resulta que, de unos años para acá, aquí todo es considerado “bullying”. La amplitud del término incluye desde burlarse de unos zapatos hasta meter a un compañero de clases en la papelera durante el recreo. Cómodo, ¿no? El racismo es bullying, la burla, bullying, no querer jugar con otro niño en el recreo, bullying también. Entonces, ¿dónde queda ese “verdadero” bullying? Sí, ése que en Venezuela llamaban algo como “caribeo”, el maltrato continuo por parte de un “caribeador” hacia los que -cree él- son más débiles.

Una niña en la escuela lloraba desconsoladamente y, al preguntarle por qué se sentía así, contestó, señalando a un grupo a lo lejos “me dijeron que era una bully porque no quise jugar con ellas”

A mi hijo y a un compañero intentaron meterlos en la papelera durante un recreo. Sí, eso también es considerado “bullying”. La mamá del otro niñito, una tipa extraordinaria, se sintió tan impotente que lloró. Yo, presumiendo de una dureza latina que creo haber olvidado en Caracas, traté de tranquilizarla: “sólo están en 2do. grado… no pasa nada”.

Pero sí pasa. Primero, la felicidad con la que se utiliza el término hace que los niños no distingan la gravedad del verdadero bullying. Si una niña que no quiere jugar con otras merece el mismo calificativo que unos pichones de delincuentes juveniles, algo está mal. Si los que no obedecen las reglas son glorificados, algo está peor.

Una de las cosas que me gusta de que mi hijo asista a una escuela pública es que, a diferencia de mí, crecerá expuesto a una variedad de puntos de vista y culturas que la realidad venezolana me hacía imposible. Sin embargo, si esa variedad de puntos de vista flexibiliza el respeto hacia los demás, creo que el problema es grave.

Esta cultura, además, trata de recuperar al perdido en lugar de mantener bien al sano. Encuentro especialmente extraño que una ciudad tan alejada de las enseñanzas católicas repita inconscientemente la parábola del hijo pródigo, con la diferencia de que ese hijo pródigo no tiene padre que lo espere de vuelta. Para el momento que el sistema cuasi paternalista se dé cuenta de que el bully es, en términos criminológicos, “irrecuperable”, habrá perdido doblemente, porque el “bullyiado”, a menos que tenga un soporte familiar a prueba de balas, probablemente saldrá dañado también, al dedicar energías que debería enfocar en ser un mejor estudiante a defenderse de los ataques.

La igualdad de oportunidades en la escuela pública no puede limitarse a dar al niño de menos recursos  las mismas posibilidades de desarrollo que a los demás. Tiene que ser capaz de construir un ambiente donde TODOS los niños, sean fuertes, débiles, parte del 99 o del 1% puedan alcanzar el máximo de su potencial. Defender a un bully porque tiene carencias afectivas es tan malo como perdonar a una niña que golpea a otra sólo porque sus padres donaron el patio del recreo. Las acciones tienen consecuencias y proveerle a los niños circunstancias atenuantes derivadas de su entorno les da una coartada eterna, que estoy segura seguirán utilizando hasta que entren al sistema legal juvenil y, más adelante, al sistema penitenciario. Están formando irresponsables. Por eso, en mi opinión, un bully es un cobarde, que no enfrenta las consecuencias porque el sistema escolar le da la excusa para no hacerlo.

Si en la escuela (igual que en los hogares) no existe una cultura que eduque a los niños a no seguir a quienes toman malas decisiones y lleva a idolatrar a los chicos cuyos padres no les ponen reglas, los “cobardes” seguirán ganando. Escuché a un niño de 2do grado decir “tuve sexo con alguien” (imagínense el tamaño de mi asombro) delante de todo su salón: un niño cuyos padres no ejercen el menor control sobre él es el sueño de todos los demás a los que nosotros, los “malos padres” no permitimos pasar todo el día solos en la casa, jugando Resident Evil ni surfeando YouPorn.

No me considero moralista, pero ¿sexo a los 7 años? ¿En serio? (ni hablar de YouPorn)

De ahora en adelante, mi política es “Zero Tolerance” contra los verdaderos bullyies, Comenzaré a llamarlos, en su cara, “cobardes” y, como probablemente no entiendan español (generalmente los bullyies no son precisamente los estudiantes más aventajados del salón), traduciré y les diré “you are not a bully, you’re a coward, pendejo”.

Vivo en California y, tristemente, veo varios candidatos a la vecina San Quintín. Esperemos que me equivoque y estos chicos no terminen como los hechos reales en los que basan “Law and Order SVU”.

Encontré un blog sobre anti-bullying muy bueno (en inglés) del que saqué la imagen. Visítenlo. Se llama “The Anti-Bully Blog”