De lectura obligatoria

Detesto a los que se sienten superiores porque “leen”. En mi opinión, son una especie de fanáticos religiosos combinados con vendedores piramidales.

A mí me gusta leer. Disfruto un buen -y a veces un no tan buen- libro. Tuve la ¿suerte? de que en mi casa había una biblioteca gigante (entendida como “muchos libros juntos”), sólo 4 canales de TV. Pocas películas de Betamax y algo llamado Atari que me costó algún tiempo entender. Afortunadamente, para mí, la lectura no era una obligación sino un entretenimiento más. De que en la casa de mi abuela en Río Chico un alma caritativa había dejado toda la colección de Agatha Christie. De que mis primos grandes me pasaron “Los Hollister” y “Los 7 Secretos”. De haberme leído escondida “Flores en el Ático” (sí, lo confieso), y de descubrir a Ana María Matute en la “Gran Biblioteca Salvat” de mi papá, sólo porque me llamó la atención que el libro se llamara “Algunos Muchachos”.

Ya va. Soy defensora de, si no “inculcar”, enamorar a los niños de la lectura. No sólo porque leer sea parte de mí, sino porque creo que es indispensable para la comprensión de matemáticas, biología, física o alguna de esas nuevas materias.

Sin embargo, la catarata actual de entretenimiento supone una competencia furibunda contra los libros. Y parte de esa competencia es, a menudo, superior a la oferta literaria. Es aquí donde entra esa categoría a la que me refería en el primer párrafo.

¿Cuántas veces han oído a alguien declarar, orgullosamente, ser lectores empedernidos, y te citan “50 Shades of Grey” como ejemplo? A ver cuántos pseudo gothic geeks pueden nombrar que se autodenominan hard core porque leyeron la trilogía de “Twilight” en lugar de ver las películas.

No tengo nada contra la literatura “de verano” o fácil. Amo “The Hunger Games” y “Divergent”. Pero tengo que reconocer que es muy superior la calidad de “Breaking Bad” que la de “50 Shades of Gray”; o un maratón de “Downton Abbey” que “Twilight”.

Para mí, la lectura no puede seguirse viendo como la tía solterona que te enseña a escribir en cursiva. Aunque parezca que requiere un mayor esfuerzo, es de los hobbies más fáciles -y económicos- que existen.

Mi reto es presentarle los libros a mis hijos de una manera tan fascinante como los buenos shows de TV. ¿Cómo? No lo sé, que me vean emocionada leyendo “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” o “El Tiempo entre Costuras”. Que se pregunten cómo su mamá ve ese novelón de “Dallas” en Netflix y lo para para seguir leyendo “1Q84”.

Ya sé que es difícil. Pero ya les contaré cómo me va.

Y hasta quién sabe si el próximo post sobre esto lo escriba Santiago o Juan Cristóbal.

 

 

3 comments
  1. Wendy said:

    Esto es bastante interesante y entretenido caraqueña como no la había descubierto antes ….. seguiré leyendo ….

  2. Chuky Reyna said:

    Querida Carmen!
    Como he disfrutado este post tuyo!!!!! Yo también he sido una gran apasionada lectora desde chiquita y leí TODOS los libros de Enid Blyton, incluyendo los Siete Secretos y los Cinco, aparte de otros más por ahí.
    La verdad es que mi gusto por la lectura y la buena literatura siempre estuvo ahí, aunque como en tu casa en la mía también había muchos libros y siete hermanos mayores que yo.
    Para mi la lectura fue y sigue siendo mi hobby favorito. Probablemente tus hijos también lo verán de forma natural como algo divertido primero, interesante y enriquecedor a medida que van creciendo.
    Ya que citaste el “Tiempo entre costuras” te recomiendo que te leas “Dime quien soy” de Julia Navarro y el último de ella que se llama “Dispara, yo ya estoy muerto”. Este último es muy interesante para este momento del conflicto Israel-Palestina-Hamas.
    Por cierto, no me he leído 50 Sombras de Grey, francamente no me ha llamado la atención aunque reconozco el valor que tiene a veces la literatura liviana.
    En fin, no se por que me extendí tanto…me vi reflejada en tu texto. Besos

  3. Marcela Catena said:

    Amo leer, bueno leia, antes de que existiera Facebook, debo admitir que desde que existen estas redes soy victima de la adiccion 🙁
    Pero de cualquier manera cada vez que sale un nuevo libro de mi autora favorita, lo leo y lo disfruto muchísimo. Siga leyndo señorita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.