De moscas y monstruos

Palmeta_mata_mos_4d678f9a187ba“No hay enemigo pequeño” no debería ser una de mis frases favoritas, ya que siempre fui de las más bajitas de mi clase. Sin embargo, fue lo primero que vino a mi mente cuando comencé a darme cuenta de a qué edad pierden los niños la  tan cacareada “inocencia” infantil. En mi (seguramente errada) opinión, esa inocencia infantil no consiste sólo en no saber la verdad sobre el 24 en la noche o en usar la palabra “sexo” como el gatico que quería fornicar dos vueltas más antes de irse a su casa. Es una inocencia que implica una sinceridad brutal, producto de la observación y no de la necesidad de hacer daño. Con palabras que salen directamente de su corazón. Sin que el filtro del sarcasmo o la crueldad haya comenzado a desarrollarse.

Me pregunto ¿en qué momento un niño descubre que es divertido hacer sentir mal a otros niños? ¿Qué, no sé, sexto sentido se les atrofia para impedirles reconocer que la crueldad es atroz  y que pueden ser más poderosos maltratando a los demás que ayudándolos a ser mejores personas? Y, aún más importante: ¿dónde carajo estamos los padres cuando nuestros niños se convierten en eso?

Cuando vemos a un niño pinchando un un palito a un cachorro o volviéndolo loco con una linterna, inmediatamente pensamos, niños y adultos, que el fulanito tiene problemas (en mi caso, yo lo veo como futuro protagonista de “Criminal Minds”). No es extraño, entonces, cuando los demás niños celebran e imitan ese mismo comportamiento cuando el agredido no es un perrito sino un niñito, o sea, “uno de su propia raza”?

“Ese perrito es muy fastidioso”, “ladra mucho”, o “no me cae muy bien” no justifican el maltrato de un niño hacia un animal, ¿no? Sin embargo, esos argumentos se convierten en excusas perfectas cuando sustituyes “perrito” por “niño”.

Cuando un niño descubre que tiene el “poder” de atraer a otros al demostrar que su crueldad hiere a los más débiles, convierte su entorno en una arena donde se cree el Rey Joffrey. No sé si por miedo, comodidad o simple maldad, los subordinados del reyecito aplauden su conducta y, a su alrededor, hasta la imitan. Debe ser que es bastante más fácil ponerse del lado del que cree que manda.

Vemos como se erige un mini imperio donde reina el miedo. Se crean castas basadas en el terror: la de “los poderosos”, la de los “débiles y/o explotados”, la de los “cómodos”, y, como no, la de los “defensores” (que siempre son menos y son acallados con amenazas de impopularidad eterna). ¿Qué tiene que pasar para que llegue un Espartaco y acabe con esa especie de esclavitud?

Entonces, ¿cómo hacemos los padres para que nuestros niños se den cuenta de que la crueldad no es una virtud? ¿para que sepan que el 100% de los niños y adultos que necesitan hacer sentir mal a otros para estar contentos están condenados a la eterna infelicidad? ¿Cómo hacemos para no creer que esas conductas no pueden ser controladas con valores y educación impartidos en los hogares?

Me causa mucha curiosidad cómo hacen algunos padres para enseñar que el racismo está mal, mientras obvian que humillar a otros niños, mientras sean de tu misma raza, no tiene importancia. Que creen que controlan la violencia de sus hijos al prohibirles jugar con pistolas de plástico, pero no les parece relevante contarles que sus palabras causan heridas bastante más profundas que un dedito y un “piu piu”.

A veces pienso que en las casas donde viven esos tiranitos se lleva a cabo una especie de ensayo general de “El Señor de Las Moscas”, donde los niños no pueden ser niños porque los adultos están “ausentes”: no hay quién los guíe sobre lo bueno y lo malo.

Entonces me pregunto ¿Cuál será el barco que los rescate antes de que sea demasiado tarde?  ¿Llegará antes de  que esas moscas se conviertan en monstruos?

2 comments
  1. Rita said:

    En mi humilde opinión, una de las causas del problema es el movimiento de la autoestima, el cual ha estado presente en la crianza de los hijos y en las escuelas en las últimas décadas. Como estamos tan preocupados porque crezcan sintiéndose bien consigos mismos, les inculcamos la idea de que toda emoción negativa debe ser evitada, como por ejemplo, el sentirse culpable. Muchas veces no diferenciamos entre el sentido de culpa y la verguenza. Yo pienso que son dos cosas muy diferentes. El sentir verguenza es tóxico, porque implica el sentir que uno está dañado como persona, que hay algo inrrínsecamente malo en quienes somos. El sentido de culpa significa el reconocer cuando causamos daño a otros y el tomar responsabilidad por nuestras acciones. Para mí el sentido de culpa tiene que ver con nuestros actos, no necesariamente con nuestra identidad o esencia como personas.
    Muchos padres están tan aterrados ante la idea de que sus hijos sientan verguenza de si mismos (ya que destruiría su concepto global de quienes son como personas) que tampoco les inculcan la noción de tomar responsabilidad y sentirse mal por haber causado el sufrimiento ajeno. El problema es que el sentir culpa es un elemento esencial del desarrollo moral de las personas.
    Quiero aclarar que no estoy diciendo que uno debería quedarse estancado en los sentimientos de culpabilidad indefinidamente (lo cual tampoco sería saludable), pero no veo nada malo en desarrollar la capacidad de admitir que como seres humanos somos imperfectos, que a veces nuestros actos no constituyen la mejor decisión y que pueden tener consecuencias negativas, que ciertamente somos capaces de causar daño a otros, y que el aprender de nuestros errores es en definitiva lo que impulsa nuestro crecimiento como personas.
    Con nuestro miedo de dañar la autoestima,en asegurar el éxito de las futuras generaciones, nos hemos olvidado un poco de desarrollar la conciencia y el sentido de responsabilidad en nuestros hijos. Hemos estado muy ocupados en recordarles lo perfectos y únicos que son.
    Este artículo habla más de este tema: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/01/130110_autoestima_confianza_exito_mitos_cch.shtml
    Saludos!

  2. Gabriela Santander Hulian said:

    No soy madre Car, pero me rodeo de muchas. En estos días almorzando con unas amigas comentaban de unos padres que le estaban inculcando a los hijos de 9 y 10 años a mentir sobre donde viven y “lo que tienen”, todas nos preguntabamos como es posible que sea mas importante eso, que el valor de decir la verdad. Para mi que me inculcaron desde muy pequeña a decir la verdad me cuesta creer que existan padres que hagan eso, en el caso que describes acá tambien creo que la culpa es de los padres, que viven en su mundo no le prestan atención al niño y este reacciona así para llamar la atención de sus padres, es preocupante el tema de verdad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.